domingo, 13 de septiembre de 2009

Pregunta al aire...

El domingo pasado nos encontramos con otro biker que iba hacia La Garganta del Río Moros. Por la tarde, me le encuentro en el pueblo y, hablando de las rutas de ese día, me dice que se encontró con los forestales en La Garganta. Le pararon y recibió la consecuente charla. Lo curioso, es que le decían que le podían denunciar. Vale. Hasta aquí de acuerdo. Incumples una "norma" más ó menos justa, y te pillan. Es una norma y las normas están para cumplirse.
Hoy domingo he decidido pasar la mañana por los montes de El Espinar para ir cogiendo un poco de pierna para el intenso otoño que nos espera. La ruta: me subo por el arroyo del Boquerón y enlazo con el camino de Los Ingenieros. Una mañana fenomenal para andar con la bicicleta por el monte. Mi sorpresa es que veo rodadas de motos por el sendero. Si, rodadas de moto.... Pero esto no es todo, me encuentro con tres "moteros" que me vienen de cara por el sendero.
En principio, hay un pacto no escrito en montaña que dice que el más débil tiene la preferencia. Pues no creas que paran ni saludan. Y menos mal que, al no caber los dos, frenaban, que lo normal es que cuando te ven, aceleren. Alucinarías de las cosas que se ven.... Ellos a lo suyo. Había senderistas por la zona y al hablar con ellos del buen día que teníamos y esas cosas, en todos ellos veías la misma indignación: QUE PINTAN LAS MOTOS EN EL MONTE!!! era la frase de moda esta mañana...
Ahora la pregunta al aire: si la Administración amenaza a un ciclista con denunciarle por andar por la Garganta, dado que hay "riesgo de incendio": !¿!¿!¿QUÉ HACEN LAS MOTOS POR ESTOS MONTES?!?!?! y no me vale eso de que es otra Administración quien regula este monte: ó ¿acaso las chispas de los motores y los incendios distinguen entre fronteras? Ya no es cuestión de respeto hacia el entorno y hacia los demás usuarios (que el 98% de los "moteros" carecen de eso). Es la indignación que se siente cuando te amenazan las autoridades con denunciarte mientras se consiente que las motos sigan por los montes.
Reconozco mayor indignación aún, cuando nos cierran montes y rutas a las bicicletas de montaña por los simpáticos "bikers" que se creen que están corriendo el campeonato del mundo y no respetan tampoco a nada ni a nadie. Que los hay. Que conste!.
Publicar un comentario