miércoles, 19 de diciembre de 2007

La dendrogeomorfología.

Seguimos avanzando en buscar nuevos útiles de investigación que nos permitan entender y "predecir" acontecimientos catastróficos cómo son la avenidas (acuérdate si conoces Urraca Miguel en la provincia de Ávila, de las inundaciones del arroyo Ciervos hace ya casi 10 años). Pues bien, desde el Instituto Geológico y Minero (IGME) Andrés Diez Herrero, geólogo segoviano, muestra a través de las páginas de El País cómo están comenzando a estudiar estos fenómenos a través de los anillos de crecimiento de los árboles. Si quieres leer el artículo, pincha aquí.


Si vas paseando por el monte, puedes ver árboles de formas "raras" que no crecen verticales, que están doblados sin motivo aparente,... pues bien, hasta ahora éste ha sido una de las herramientas más simples que nos ayudan a los geólogos a poder identificar movimientos de laderas y otros fenómenos similares. La teoría es muy sencilla, y la práctica es eso, práctica.
Ahora, las investigaciones desde el IGME van más allá, tratando de mejorar las técnicas de investigación y abriéndonos nuevos campos. La verdad que es una noticia estupenda.
Poder obtener datos reales de inundaciones catastróficas a través de los arboles, testigos indiscutibles, suena muy bien. Suerte con las investigaciones.
Publicar un comentario