jueves, 11 de diciembre de 2008

La Risca de Valdeprados

En este caso empezaría diciendo eso de "en un lugar de Valdreprados, de cuyo nombre SI quiero acordarme, SI ha mucho tiempo" ocurrió un evento geológico cuyo resultado podemos disfrutar ahora mismo. Da igual que seas geólogo, biólogo, que disfrutes con la Naturaleza como el que más, que te encanten los paisajes, da igual. Es un lugar que seguro no deja indiferente a nadie.
Geológicamente es un caso único como se han encargado de demostrar unos colegas que saben de esto bastante. Puedes leer acerca de este lugar en varios sitios de Internet, pero en estos días hay varios lugares que describen la intención de convertirlo en Monumento Natural. Uno de ellos es este artículo del Norte de Castilla. Desde la asociación Ecologista CENTAUREA y CC.OO. se ha promovido la redacción de un informe que demuestra lo evidente: que es un lugar a proteger.
Ahora mismo hay muchos lumbreras que, escudados en no se que criterios, deciden que en cualquier sitio se puede hacer lo que se quiera. En este caso se trata de hacer una presa. Técnicamente es cierto que el lugar es de manual: cerrada pequeña con unas posibilidades de cimentación inmejorables en un macizo rocoso excelente, un vaso amplio, caudales asegurados casi todo el año, poco gasto de material (sería una presa de unos 5-7m de ancho por unos 30 de alto....), accesos buenos,... Más adelante será un promotor amigo de "" quien conseguirá edificar todo esto. Sería la Urbanización "la Risca". Seguro. Todo ello a cambio de perder una ocasión inmejorable para poder no solo disfrutar con un paisaje único, si no además aprender y entender la geología regional. Si alguna vez tuviera que llevar a estudiantes de geología a aprender a conocer su gea, sería un lugar único: el río Moros nos ha abierto la geología regional como si de un libro se tratara y estuviera deseando que viniera la gente a leerlo.
Geológicamente se trata una reactivación seguramente del final de la orogenia Alpina del gneis que sirve de cimentación al paisaje que ves en esta zona. Con esta, se eleva una porción importante del gneis y con él las calizas, areniscas y arenas de edad Cretácica que se encuentran por encima. Resultado: un teórico "cerro alargado" formado por un pliegue como el famoso pliegue en rodilla de Sepúlveda, éste si conocido en todas partes.
Ahora entra en acción el río Moros que se encuentra con que le han ido levantando este pliegue en plan barrera y, ni corto ni perezoso, va excavando las calizas, las areniscas y las arenas como otros ríos hermanos hacen en las Hoces del Duraton ó en las de Riaza y en otras tantas. La diferencia es que el Moros ha tocado hueso, es decir, ha llegado a la cimentación (los gneises) y, aprovechando las fracturaciones de éste, se ha ido encajando a medida que se elevaba el nuevo cerro. Y así, pasaron los años y fueron felices y comieron perdices. Y el resultado es el maravilloso espectáculo que nos ofrecen el Moros y los gneises en la Risca.
¿Que no te lo crees?. Lógico, después de la parrafada que te he metido.... Lo que si que te pido es que no dejes de disfrutar de las fotos que Javier Dorrego ha publicado en su blog. Es impresionante ver con que facilidad es capaz de plasmar con su cámara la belleza de este lugar.
Problema de todo esto. El de siempre. Que, de no conocerse apenas va a pasar a que todo el mundo va a querer conocerlo. Unos por devoción. Otros por disfrute. Quizás otros para aprender geología y entender. Pero seguro que hay muchos que irán para decir "yo he estado ahí". Y aquí viene el problema. Estos lugares deben de ser tratados con el mismo respeto que cuando entras a una catedral, al museo del Prado, o, no se, como si entras en el Palacio de la Granja por muy Republicano que seas. Seguro que empezarán a aflorar las latas de cocacola, las bolsas de golosinas, las pintadas de "yo estuve aquí hoy" y barbaridades de esas que todos conocemos... Espero equivocarme.
Bueno, basta ya de rollo. A disfrutar!! y, sobretodo, respeta!, que la experiencia nos dice que lo que la Naturaleza hace en cinco millones de años, el hombre se lo carga en cinco años.
Publicar un comentario