viernes, 17 de octubre de 2008

Manual de cómo suscribirte con RBA y no morir en el intento.

Llevo suscrito a la revista National Geographic editada en España por RBA desde que se empezó a publicar en Castellano. Sinceramente, es una revista que me apasiona. Como en un mal matrimonio, las cosas con los años se tuercen y te encuentras que ó no te llegan las revistas a casa (aunque esto no sólo es cosa de ellos), ó que te cobran suscripciones de otros.... Y con este tema llevo ya desde abril de este año: me cobran los 29,90€ de una tal Miguel, a quien te prometo que no conozco de nada, y logicamente, lo reclamo (no anduve listo en la cuenta para devolverlo y me pase un par de días del plazo, mea culpa). Lógicamente lo reclamo primero por teléfono y cuando veo el negocio lo hago por escrito por mail, y desde RBA se me indica que eso está bien cobrado. Pues así hasta el 26 de Septiembre, que tras escanear todos los recibos de pago religiosamente y remitírselos, se dieron cuenta de que yo ya había pagado mi suscripción y que, además, no me llamo Miguel. Seguro que esto te suena de algo. ¿A que si?.
Pues bien. Ese día me dan la razón y me dicen que comienzan los trámites para devolverme el dinero. Estamos a 17 de octubre y no solo no lo he visto, si no que además se permiten el lujo de cargarme otra vez los 29,90 € de Miguel. La verdad, como me suena a cachondeo (en ningún momento me han llamado), les he mandado una carta a tono con su actitud. Imagino que pensarás que soy un borde, pero, que quieres que te diga, les digo lo que pienso, aunque se de sobra que pasan olímpicamente. El siguiente paso será acudir ó a consumo ó a los servicios jurídicos que tengo contratados ya que esto me supera. Te copio la carta:
Buenas tardes, por decir algo.
Indicar que de momento no he recibido el dinero. Y dirán Uds.: ¿qué dinero?. Pues bien, el correspondiente a la suscripción de Miguel que me han cobrado directamente a mi después de pagar yo religiosamente mi suscripción a la revista NATIONAL GEOGRAPHIC. Más bien al contrario, han vuelto a cobrarme nuevamente la suscripción a nombre de Miguel (Me puedo permitir el placer de tutearle porque llevamos ya meses de relaciones y, encima, le pago la suscripción a la revista). Como sé de sobra que no consultan su base de datos, les mando el nuevo recibo de manera adjunta para que lo sepan y muevan ficha.

Si, imagino que ha sido un error, que soy un pesado y todo lo que ustedes quieran. Pero, ¿que harían Uds. en mi lugar? ¿Qué hacen cuando ven que les están tomando el pelo?. Yo, de momento, devolver el cargo. Espero que no me llamen para ver que ha pasado porque ¡he devuelto un recibo!. Y si lo hacen, espero que me pillen de buenas ese día. Sinceramente, me parecería lamentable... Aunque eso a Uds. les da igual (llevamos con esto mas de medio año y he tenido que escanear los recibos y mandárselos para que se den cuenta... y eso que se supone que tienen una base de datos) Supongo que cuando tengan a bien pasarme mi suscripción, lo harán de forma correcta. Porque, parece mentira, pero quiero continuar con la revista. Y que conste que no me niego al cobro, si no que más bien me alegro de seguir a pesar de que su actitud no haga honor a la revista.

Querría asimismo pedir los últimos DVD´s que han sacado y que nos ofrecen. Pero, les voy a decir la verdad: ¡me da miedo! estamos en crisis y no quiero pagar las aficiones de nadie, que bastante tengo con este tema. ¿Qué me puedo encontrar esta vez? ¿Qué cargos me harán escudados en los "errores informáticos" (¿?)? ¿Cómo he conseguido cabrear así al duende de la informática, que cree que me puede cargar lo que de la gana sin que sus adiestradores le eduquen?

Y que conste que la entidad en la que tengo la suscripción me recomendó anular todos los cargos procedentes de su compañía... ¿debo hacerles caso? ¿Van a seguir esperando que les llame a un teléfono de pago para tenerme a la espera y sacarme más "perras"?. Cómo siempre les digo, espero una llamada, no para pedir perdón ni ofrecer disculpas, que eso ya "no se lleva", si no más bien para saber que se preocupan por el tema y para que me den la noticia de que el duende informático ya no sabe que existo. ¿Será esto posible? ¿Recuperaré los 29,90€ de la suscripción que he pagado a mi amigo Miguel?

En fin, sé que este correo no se lo van a leer, tienen mucho trabajo. Que suerte. Son Uds. unos privilegiados dados los tiempos que corren. Lo único que espero es recuperar lo que es mío: mis 29,90 €. Toda una fortuna.

Saludos para Uds. y un abrazo a mi amigo Miguel.
Publicar un comentario