martes, 5 de febrero de 2008

Campo Azálvaro, paisaje protegido, ¿ó me he perdido algo?

Creo que me he perdido algo. No se, me da en la nariz.... Tenemos en nuestro entorno una de las zonas menos antropizadas (si se le puede llamar así sabiendo que éstas no existen) y nuestros dirigentes municipales no toman cartas en el asunto según se lee en la prensa para mantenerlas. Cierto es que no puedo asistir a los plenos para poder enterarme y me tengo que informar escuchando y leyendo, pero creo que me he perdido algo.

No pude firmar el manifiesto de Centáurea acerca de la protección que se pide al estar fuera, pero desde luego que todo lo que sea proteger zonas como Campo Azálvaro, bienvenido sea. Vengan de donde vengan, que aquí no hay política sino sentido común. Desconozco si sus dueños quieren vender, urbanizar,... pero nos llegan campanas de urbanizaciones que han ido a menos (El Castillo), de otras que quieren comenzar en el embalse,... Ya se dice que cuando el río suena..... Pero lo triste es que estas futuribles urbanizaciones no pagarían los tributos en El Espinar, de ahí que no entiendo la actitud de nuestros dirigentes locales cuando en mayores instancias si que ellos mismos lo apoyan según parece.

No quiero entrar en polémicas. Sólo te propongo otra actividad. Un día que no tengas “nada que hacer”, coge el coche, la bici y/ó las botas y piérdete (con perdón) por Campo Azálvaro. Y luego imagínate que no le apliquemos todas las protecciones posibles para poder mantener este valle en las condiciones más naturales posibles y parar las aberraciones que seriamos capaces de hacer allí.

En caso de que a algún otro lumbreras se le ocurriera urbanizar al estilo de la otra parte de la sierra, que luego no nos extrañe que haga más calor en verano, que llueva menos,... Nos quejamos del cambio climático a nivel planetario dejándonos llevar por el ambiente de demagogia que lo envuelve, y sin embargo, me cargo aquellos mecanismos que Gaia ha puesto a nuestra disposición para hacer del lugar que habitamos un lugar mas confortable (eliminamos prados, zonas húmedas, bosques de ribera, etc, todo a cambio de súper urbanizaciones que “descontrolan” nuestro microclima particular). Y luego nos quejaremos de que cada vez en verano hace más calor... pero eso si, los envases al contendor amarillo.

Creo que me he perdido algo.
Publicar un comentario